Antharus, el Dragón Azul Habla a través de Aurelia Louise Jones.
Antharus:
Saludos mis amores, Yo Soy Antharus, el Dragón Azul. Ustedes y yo nos hemos conocido por mucho tiempo y nuestra amistad anterior ha soportado la prueba del tiempo.
He regresado a la Tierra de las Pléyades desde hace un año, para estar más cerca de ustedes y pasar tiempo a su lado, una vez más, aunque ustedes no sean capaces todavía de verme con su presente nivel de visión. Si, Yo dejé su planeta hace más de 100.000 años cuando los dragones se volvieron temibles y perseguidos en un momento en que un gran número de personas en el planeta perdió su conexión con su divina fuente. Esa era se convirtió en la segunda fase de lo que ustedes llaman «la caída» de la consciencia, cuando la humanidad cayó más allá de la densidad y la dualidad.
Quiero que sepan que ustedes y yo somos muy buenos amigos desde un pasado muy distante en este planeta, cuando los dragones eran honrados, amados y apreciados como guardianes y protectores de su civilización y el planeta. Y debido a la calidad de la amistad ustedes y yo compartimos por mucho tiempo en Lemuria, yo he retornado ahora para ofrecerles mi profunda amistad a ustedes de nuevo y brindarles mi contribución a la transformación de su planeta, en maneras en que ustedes no podrían entender todavía. Es mi intención de asistirles a crear más magia y más diversión en su vida. Pronto, mis amados, comenzarán a entender de lo que estoy hablando.
Ahora les pido que se permitan accesar las memorias y los recuerdos de un tiempo maravilloso en el que solíamos estar juntos, y cuánta diversión solíamos crear.
Como podrían imaginar, Yo soy un ser de luz que ha estado viviendo en la quinta dimensión de consciencia por mucho tiempo hasta ahora, además no soy visible todavía a aquellos quienes no tienen sus sentidos internos abiertos. Yo he mantenido mis 30 pies de altura en estatura cuando estoy de pie y cuando mis alas se abren completamente, ustedes necesitarían un sistema de medición de cerca de 75 pies de largo para llegar desde el final hasta el otro lado de mis alas.
En el tiempo de Lemuria, yo fui un líder de un grupo de dragones que fiel y graciosamente eran guardianes de su palacio y de muchos templos maravillosos. Nosotros, como dragones, disfrutamos nuestro servicio de vida por cientos de miles de años en el tiempo glorioso de Lemuria cuando toda la vida era perfectamente armoniosa y los miedos eran todavía una vibración desconocida a su gente. A pesar de nuestro gran tamaño, la gente no nos temía y los niños disfrutaban de venir y jugar con nosotros.
Frecuentemente les permitíamos sentarse en el sitio seguro entre nuestras grandes alas y tomarse de ellas para volar sobre la tierra.
Tu también, Aurelia, como los niños, disfrutarías de sentarte en la abolladura segura de la estructura del hueso entre mis alas, donde se siente seguro y juntos volaríamos una gran distancia a gran velocidad, remontándonos a través del cielo de la Madre Tierra. Hoy, dentro de la consciencia de su presente sociedad, hasta si yo fuera completamente tridimensional y físicamente sólido, tanta diversión sería considerada algo peligrosa y una actividad impensable.
Entonces fue el tiempo cuando el miedo no existía sobre el planeta, además, cuando el miedo está ausente, la seguridad total existe.
Frecuentemente usaron mi cuerpo y mis habilidades de volar para transportarse de un lugar a otro. Uno podría decir en el lenguaje de su día a día que me utilizaron frecuentemente como un servicio privado de taxi. Pero en esos días, no había tal concepto. Fue mi total albedrío y placer tomarles cuando quisieran y a donde quisieran viajar. Piensen en esto como en una cooperación mutua, como dos amigos tomándose un tiempo juntos para compartir diversión y gozo.
También entiendan que en esos gloriosos días antes de la caída de consciencia, la gente no existía en tal mundo denso como en el que ustedes lo hacen hoy.
Casi todos, si no todos, podían levantar y bajar su nivel de vibraciones a voluntad entre la frecuencia de tercera y quinta dimensión, de acuerdo a las actividades que ellos desearan realizar.
Cuando ustedes vinieron volando conmigo a través del cielo de la Madre tierra, ambos elevaríamos nuestras frecuencias al quinto nivel, además, convirtiéndonos como en vibración de luz.
Este es el por qué no había peligro de caer, mientras ambos teníamos control total de nuestro cuerpo. En vista de la presente densidad que el humano ha integrado en sus cuerpos en este tiempo, volar a través de los cielos en las alas de un dragón no sería solamente peligroso, sino también imposible.
Este es el por qué volar, teletransportarse, levitar fue un conocimiento común que todo el mundo dio por sentado y la gente nunca consideró como la vida podría ser sin esos regalos naturales que son verdaderamente naturales a su divina naturaleza y su derecho de nacimiento para disfrutar por siempre.
En sus vidas, en ese tiempo de volar de los dragones a otras dimensiones, la humanidad perdió mucho de su habilidad de una vida fácil y de gracias.
Lo que era natural entonces, sería considerado mágico hoy y la gracias con la cual la gente vivió sus vidas entonces, gradualmente mermó como una mera memoria del pasado.
Hoy, a menos que nosotros traigamos esas verdades a la humanidad de nuevo, sus recuerdos antiguos están completamente detrás del velo de una cortina gruesa de miedos y olvido. Hoy ustedes están ansiando saber el camino para manifestar esta magia otra vez en sus vidas como hicieron en tiempos antiguos, y para aquellos que escojan abrazar su completa iluminación y su auto-realización a través de la ascensión en esta vida, estos regalos serán suyos de nuevo para disfrutarlos.
La magia que ustedes conocieron una vez volverá a sus vidas para que ustedes disfruten en una medida más grande de la que disfrutaron antes, porque ustedes han sido privados de esta habilidad por mucho tiempo.
Y este momento, queridos, aquellos humanos quienes manifestarán otra vez sus dones divinos en sus vidas diarias nunca más tomarán esos dones por concedidos y harán mal uso de ellos, como fue hecho en el pasado. El precio que ustedes, como la humanidad colectiva, ha tenido que pagar por sus escandalosas elecciones de experimentar la vida negando su naturaleza divina ha sido demasiado intolerable, dolorosa y difícil por un tiempo demasiado largo..
Yo puedo leer sus pensamientos, y su mente está corriendo a cien millas por hora acerca de lo que pueden hacer y dónde pueden ir para tenerme materializado físicamente en frente de ustedes y sentir su emoción. Al menos, ustedes no están asustados como muchos lo estarían. Esto me complace. Bueno mis queridos, el tiempo no es todavía el apropiado, pero sé que eventualmente yo tendré la oportunidad y el permiso de mostrarme a ustedes de forma tangible, para que puedan verme con su visión física y me recordarán.
Yo hice mi residencia en este tiempo en lo alto sobre el lado sur del majestuoso Monte Shasta, en un área tranquila y donde puedo vivir sin ser perturbado. Como Yo no soy visible para nadie en su mundo, todo es bueno y placentero. De hecho, donde vivo ahora es muy cercano al área en la que solía disfrutar el pasar mucho de mi tiempo libre en la época de Lemuria. El aspecto de la cuarta dimensión de la montaña es de una exquisita belleza y comodidad. Algún día, cuando sus sentidos internos se abran más, ustedes verán y disfrutarán de todo esto. Estarán viviendo en dos mundos, y eventualmente, en tres mundos y mucho más.

Aurelia: ¿Cómo fue que los dragones tuvieron que dejar este planeta? ¿Qué pasó realmente?

Antharus: Como dragones, nosotros poseemos completa maestría del reino elemental. Esto significa que nosotros fuimos y todavía estamos igualmente en casa en el aire, en la tierra, debajo del agua y hasta a través del fuego.
Si miraran hacia atrás en la historia de la Tierra, verían que casi cada cultura hace varias referencias a dragones, al menos en cuentos o mitología. Yo deseo mantenerme humilde aquí, pero debo establecer los hechos. La belleza, el poder y la majestuosidad de los dragones fue tal que muchos humanos, quienes se habían descarriado de su conexión con el Amor y su divina fuente, se volvieron envidiosos y decidieron traernos bajo el dominio de su arrogante espíritu. Muchos pensaron que ellos podrían poseernos y controlarnos, y usarnos como quisieran, atentando contra nuestra libertad y llevándonos a la sumisión.
Pocos seres sobre la tierra en ese momento podrían igualar la inteligencia, compasión, fuerza y belleza de los dragones, quizás solamente la belleza y gentileza de los Unicornios. Los dragones son grandes amantes de la libertad, habiendo obtenido, hasta entonces, un gran nivel de maestría espiritual. No había manera de que nosotros nos permitiéramos ser sometidos a tal esclavitud, a la voluntad de humanos primitivos. Si, yo digo primitivos, porque así era para nosotros.
Porque los dragones fueron maestros de los elementos, se creía que ellos poseían cierto tipo de magia, que podrían transferir a otros. Casi de la noche a la mañana, o muy rápidamente, los humanos y los dragones se convirtieron en adversarios, después de cientos de miles de años de amor mutuo y cooperación. Por supuesto, no fueron todos los humanos, y ustedes, mis queridos, buscaron con todo su deber proteger a los dragones tanto como pudieron. Ustedes fueron de aquellos quienes secretamente nos dieron comida, refugio y un santuario para muchos de nosotros (Los dragones eran vegetarianos, contrariamente a las creencias de la mitología popular). En intercambio por el santuario, los dragones ofrecieron gran protección y amistad a sus benefactores y compañeros. Por su posición de influencia en ese tiempo, ustedes hicieron todo lo que pudieron para parar la masacre y la esclavitud de dragones, pero ustedes seguramente no fueron capaces de parar la ignorancia de la gente e interferir con su libre albedrío. Recuerdo cuanto pesar esto les causó en ese tiempo y por mucho tiempo después de esto.
En algún punto, los humanos decidieron que la magia de los dragones debía emanar de nuestra sangre, porque teníamos mucha fuerza y longevidad.
Y entonces, la caza por nuestra sangre comenzó. Los adversarios ahora se convirtieron en enemigos reales como la raza intentó asesinar a cada dragón que pudieran encontrar.
Muchos dragones perecieron, mientras otros buscaron santuario donde ellos pudieron, mayormente en las regiones más lejanas del mundo en lugares muy remotos. Esto contribuyó a que se nos considerase criaturas solitarias en vez de los seres sociales que una vez fuimos. Las temperaturas extremas de nuestros nuevos hogares cambiaron el color de nuestra piel y su apariencia.
Finalmente, los dragones que quedaron fueron invitados por la jerarquía espiritual galáctica de aquel tiempo a ser transportados a las Pléyades y allí es cuando Yo escojo dejar la Tierra en búsqueda de un planeta hogar más amistoso.
Muchos de los dragones quienes no habían perecido de una forma o de otra, escogieron ir a las Pléyades y a algunos otros planetas anfitriones. Originalmente, los dragones fueron de un color gris-verdoso, con una textura en la piel similar a la de un elefante. Nuestra habilidad de controlar los elementos nos permitió evolucionar a la escala de la piel reptil que han visto en las ilustraciones. El color de nuestra piel se volvió asociada al área geográfica de nuestros nuevos hogares, y no era poco común escuchar que había sido visto un dragón azul, verde o hasta rojo.
El dragón mantuvo su distancia de la población humana, mientras ellos no pudieran confiar. Su vasto número se redujo a unos pocos. Cuando hay una gran pérdida como esta en cualquier mundo, se siente a través de todos los reinos, y esta pérdida no fue la excepción. Los humanos se dieron cuenta del error de sus acciones demasiado tarde.
Hay muchos sitios donde las líneas ley de la Tierra se entrecruzan.
Algunos de estos lugares permiten a un mundo conectarse con otro. Ustedes pueden haber escuchado ciertas expresiones que se refieren «al levantamiento de velos o neblina». En ciertos lugares y en ciertos momentos es posible hacer esto para literalmente cruzar hacia otro o mundo paralelo.
La mayoría de los dragones que no dejaron la tierra consiguieron su camino a través de estos portales y ahora están viviendo en paz sobre la Tierra, pero en otro plano o dimensión, que no puede ser visto por la tercera dimensión. Hay todavía pocos dragones en su mundo.
Ellos viven en cuevas remotas, cavernas, y hoyos. Aquellos que han escogido permanecer están pacientemente esperando para que la humanidad despierte a la verdad que todos los seres y especies son parte de una gran hermandad; uno no es menos o más que otro. Mientras tanto su energía es muy sanadora para el planeta porque está elementalmente balanceada. Afortunadamente para ellos, pocos han sido vistos y la mayoría de las historias no son creídas.
En este momento, muchos dragones han regresado para asistir al planeta y a la humanidad a obtener balance con los elementos, no todos en cuerpos de dragón. Sin este apoyo y ese balance, ni la tierra, ni la humanidad podrían hacer el cambio necesario hacia las dimensiones más altas sin grandes disturbios de las fuerzas elementales planetarias. Por supuesto, muchos de nosotros estamos aquí, muy físicos, pero invisibles a su vista, mientras vibramos a la frecuencia de los Reinos de la Luz de la quinta dimensión. De esta manera, podemos hacer nuestro trabajo en paz, sin ser perturbados por las miradas fijas de los humanos. Nosotros sabemos que más del 99.9 % de la gente sobre el planeta se asustaría excesivamente si fuéramos vistos repentinamente, especialmente en cantidades grandes. También, volveríamos de nuevo a ser temidos y cazados.
Sabemos que vendrá un tiempo y este tiempo no está muy lejos, cuando los humanos sobre este planeta se reconectarán con varios aspectos de su divina naturaleza y reconsiderarán percibir de nuevo todos los seres sintientes como aspectos varios e iguales de la Creación. Una vez más nos volveremos visibles a todos, cuando una amorosa y verdadera hermandad reinará entre todos aquellos quienes estarán viviendo en este planeta.

Aurelia: en mi corazón, ansío muy profundamente el momento en el que la Tierra se vuelva un «planeta pacífico» de nuevo. Ansío la experiencia del amor y la verdadera hermandad con todos los seres sintientes como una forma natural de vivir nuestras vidas diarias. Ansío ver el final del sufrimiento humano y del abuso de los animales. Mientras hablo, hay millones sobre millones de animales abandonados y abusados por humanos insensible, en todo el planeta. Y este conocimiento trae mucho dolor a mi corazón.

Antharus: Yo conozco tu amor y conozco tu corazón. También se cuanto amas a todos los seres sintientes, todos los animales y aquellos de la naturaleza y los reinos elementales. También se que no estarías asustada cuando me veas, porque tu corazón está abierto. Este es el por qué yo me mostraré a ti tan pronto como abras tu visión interior un poquito más. A pesar de que yo estaré en una frecuencia más alta cuando me veas, seré muy físico en esa frecuencia y me percibirán como un físico. Yo bajaré mis vibraciones lo suficiente para que seas capaz de verme claramente y optimistamente serás capaz de sentirme por el tacto.

Aurelia: Tengo en mi mente un punto muy especial en el que pienso que es allí que tendré la sorpresa de verte algún día cuando esté caminando. Estaré muy segura en ese lugar en el que nos encontraremos; ninguno nos verá o esperará nada. ¿Qué piensas?

Antharus: Si, leí tu mente y sé sobre ese lugar en el que estás pensando y tu vas allí con bastante frecuencia. Yo te he acompañado ocasionalmente allí, especialmente cuando vas sola. Aunque no estés consciente de mi presencia, te envío amor y protección. ¿Te has dado cuenta de que tu frecuentemente te duermes en el suelo cuando vas allí?

Aurelia: Si.

Antharus: Esta es la magia, mi amor. Mientras tu estás descansando y durmiendo y tu espíritu deja su cuerpo, nosotros tenemos una charla etérica consciente, tu y yo. Adama y Ahnahmar también nos acompañan con frecuencia, y todos trabajamos en los campos energéticos de tu cuerpo físico mientras está durmiendo.

Aurelia: Ehmmmm…, yo sé que regularmente me siento bien después de que me duermo allí. Estoy consciente que Adama y Ahnahmar vienen caminando conmigo en el bosque pero no sabía que estaban frecuentemente presenten también. ¿Así que, tu los conoces bien?

Antharus: Por supuesto, Adama y Ahnahmar fueron miembros de tu familia en el tiempo de Lemuria y ellos fueron amigos cercanos también. Yo fui el guardián de todos ustedes, incluyendo a tus hijos.

Aurelia: ¿Entraste a la montaña de Telos o Adama y Ahnahmar se encontraron contigo afuera?

Antharus: Bueno, ambos. Cuando regresé la primera vez a la montaña como hace un año, hice un punto para comunicarme telepáticamente con Adama y él vino con Ahnahmar y unos pocos otros para encontrarse conmigo y darme la bienvenida de regreso. Por supuesto, esto se hace en el nivel de la quinta dimensión en nuestros cuerpos de luz. También nos encontramos en las Pléyades de vez en cuando. Adama va allá con frecuencia. Adama sabía que yo regresaría, y me comentó, mientras todavía estábamos en las Pléyades, que tu habías regresado a la montaña de nuevo y que ellos estaban trabajando más conscientemente contigo para traer sus enseñanzas a la superficie para preparar el camino para su eventual regreso.
También fui invitado a venir dentro de la montaña, lo cual hice. Como no tengo una forma humana y soy bastante alto comparado con aquellos de formas humanas, hasta de aquellos que viven dentro de la montaña, quienes son mucho más altos que aquellos de ustedes sobre la superficie. Hay lugares adentro de la montaña especialmente diseñados para recibir Seres de Luz como nosotros, y algunos más altos, para encontrarse con otros seres de diferentes formas de cuerpo. Muchos de nosotros, dragones que volvemos, nos encontramos con Lemurianos y miembros de algunas pocas otras civilizaciones subterráneas, ya que ellos nos han invitado adentro. Ellos preparan una recepción cordial para darnos la bienvenida a la Tierra. Fue muy conmovedor para todos nosotros recibir ese sentimiento de corazón y calurosa bienvenida. Tenemos una gran compenetración con los Lemurianos. Ustedes saben, no todos los hermanos de la Luz del espacio tienen forma humana como ustedes la tienen y conocen sobre la superficie de su planeta, pero los Seres en la Tierra interna están muy familiarizados con todo esto. Los hermanos del espacio vienen en todas las formas, colores, algunos con en cuerpos en forma de insectos, y muchos de ellos en tipos de cuerpos que ustedes ya no tienen ni recuerdo, ni siquiera en su imaginación más salvaje.

Aurelia: Estoy consciente de esto. Leí alguna información de este tipo de cosas. Yo no pienso que estaremos asustados de conocer un insecto grande como un tipo de Ser de Luz en la calle, pero no estoy enteramente segura, debo admitirlo. Una vez conocí a una mujer, unos pocos años atrás, quien me dijo que ella se encontró con un ser de las estrellas que era como de 12 pies de alto y tenía un cuerpo que semejaba mucho al insecto conocido como «servatana». Ella me dijo que ella habría estado asustada de ver y conocer a tal ser, pero también dijo que la vibración de amor que estaba exudando de aquel ser era tan intensa que no había espacio para el miedo. Ella fue capaz de tener una reunión con él sin estar asustada. Parece que ella tenía una conexión multidimensional con este ser. Quizás él es parte de su familia de alma, ella no lo dijo. Estas aquí para quedarte un largo período en la tierra o te irás de vuelta a las Pléyades?

Antharus: Esto no está aún determinado. Tengo intenciones de quedarme aquí al menos por el período principal de transición del planeta, con lo cual será al menos por mi intención por un par de cientos de años, pero seguramente, me quedaré aquí por un largo tiempo más allá y continuaré mi servicio a la vida en este planeta otra vez.

Aurelia: Una amiga mía que es clarividente me dijo el otro día que ella ve de vez en cuando ve volar un gran dragón azul a una tremenda velocidad y muy elegantemente en el cielo alrededor de la montaña y que el Arcángel Rafael le dijo que era el dragón de Aurelia. Asumo que eres tu (risas).

Antharus: Por supuesto que soy yo. La conozco tan bien y se que ustedes son amigas. Por esto es que me muestro a ella de vez en cuando, cuando vuelo a través del cielo en esa maravillosa área. Estoy feliz de que ella sea capaz de confirmar mi presencia a ti. Tu sabes, cuando tus sentidos internos se abran un poquito más también verás unas cuantas cosas en el cielo alrededor de la montaña. Yo soy solamente uno de las muchas, muchas atracciones que serás capaz de percibir. Será muy interesante y maravilloso. Tu «Presencia Yo Soy» es algo dudosa de abrir sus sentidos internos en este momento. Hay una preocupación de que podrías fascinarte tanto con tu «nuevo juguete» o nueva visión que comprometería tu misión. Hay tanto anhelo para que disfrutes las otras dimensiones, que una vez que estén abiertas para ti, podrías querer pasar todo tu tiempo disfrutando tus nuevas percepciones y su magnificencia y perderías interés en las tareas de tu vida diaria y misión.

Aurelia: Tu dijiste que muchos de los dragones han regresado. Estarán ellos haciendo el mismo tipo de servicio a la Tierra y con la humanidad que ellos hicieron en el tiempo de Lemuria o harán algo distinto?

Antharus: Tu sabes que las cosas han cambiado sobre el planeta en los últimos 100.000 años y que cambiarán drásticamente otra vez pronto. Uno nunca puede regresar y como todo cambia constantemente nada puede mantenerse igual por largos períodos de tiempo.
Nuestro servicio a la vida será diferente esta vez y será apropiado para el presente nivel de evolución. No puede ser el mismo. Yo percibo que la mayor parte, al menos por algún tiempo, nuestro servicio a la vida será asistir a tu planeta, su Madre Tierra y a la humanidad a equilibrar los cuatro elementos mayores dentro de si mismos, y entonces muchos otros tendrán que ser manejados. Mientras cada persona gane más maestría con los elementos, esto también asistirá ala Tierra y a la Madre en esa estabilización también. Nada está separado y todo trabaja junto para obtener perfecta armonía de nuevo en su planeta. Ustedes como raza han sido bastante destructivos y desconsiderados con su planeta y con la Madre que está hospedando su evolución. Su planeta se está acercando al tiempo de grandes cambios y es esencial que todos los elementos estén en equilibrio para su pasaje seguro hacia los reinos más elevados.
Nuestro servicio al planeta y a la humanidad tiene también que ver con el equilibrio y la protección. Aunque fundamentalmente es lo mismo que fue antes, se manifestará a sí mismo en una forma más evolucionada, con mucha más unidad, con mayor amor y entendimiento de todos los aspectos varios de la vida para vivir y trabajar juntos en total armonía.
Les dejo ahora con estos pensamientos y les deseo buenas noches. Les encontraré en su estado de sueño. Llámenme en cualquier momento que necesiten asistencia. Sepan que nunca estoy lejos de ustedes, listo para asistirles como hice en el pasado.

Aurelia: Gracias! Me da mucha confianza saber que estás cerca. Te amo.

http://www.lemurianconnection.com/en/channeling/antharus-blue-dragon-speaks.htm

4 comentarios en «Antharus – Dragón Azul – Aurelia Louise Jones»

  1. Que bonito , me dijeron que estaba rodeada de dragones blancos 🤍🩷y no sabía si eran buenos y bondadosos y ahora al leer este maravilloso relato me he emocionado,gracias ♾️Aurelia ,también me gustaría verlos ,espero que pueda se pronto💜💛🩷✨

  2. Senti algo indescriptible dentro de mi al leer estas notas tanto asi que me senti identificada con el relato como si lo estuviera viviendo, llore sin recordar ni pensar pero lo senti muy vivido Gracias bella criatura azul por existir, por volver a estar y por comunicarte Te extraño

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido!!